martes, 23 de diciembre de 2008

Los comics parece que gozan de buena salud

.
No es que no tenga ganas de escribir. ¡Que si hay que escribir, se escribe! Lo que pasa es que me he levantado esta mañana temprano y he tenido ocasión de leer en varios diarios un artículo (originado, por cierto, en la agencia EFE) y que me gustaria trasladar a este blog ya que me ha llegado al corazón. El artículo viene a decir que las ventas de comics están creciendo y que gozan de buena salud. Pues no digo más y paso a hacer el "copypaste".

La muerte de Superman, el Premio Nacional de Cómic o el fin de una de las sagas manga más conocidas, '21st Century boys', han colocado al tebeo en una posición envidiable en España en 2008, fuera por fin de las librerías especializadas y al alcance de un gran público cada vez más interesado en el género.

Los reconocimientos y las cifras de venta no dejan lugar a dudas sobre los títulos que más éxito han cosechado en estos último meses. Es el caso de 'Arrugas' (Astiberri). Escrito y dibujado por Paco Roca, este tebeo ha sido el gran triunfador del año al alzarse con los premios a la mejor obra en el Salón del Cómic de Barcelona y en el Expocómic de Madrid. La historia de un anciano que lucha a la vez contra el Alzheimer y contra la rutina de su residencia le han servido a su autor para obtener el Premio Nacional de Cómic 2008.

Por otra parte, 'El Salón' (Astiberri), obra de Nick Bertozzi, en la que Picasso y Georges Braque investigan un asesinato en el París de principios del XX, llegó a España precedida por la polémica que había desatado en Estados Unidos, donde fue denunciada como «material indecente» al mostrar varios desnudos y escenas de sexualidad explícita entre sus protagonistas.'María y yo' (Astiberri) es obra de Miguel Gallardo, uno de los clásicos de la 'línea chunga' en la revista El Víbora, y el creador de Makoki y Buitre Buitaker. 'María y yo' cuenta con enorme ternura varias historias sobre su hija María, una chica «de sonrisa contagiosa, un especial sentido del humor y con autismo».Cómic-denuncia

Entroncado en la corriente de 'Gomorra', Brancaccio' (Norma Editorial) es una obra con la que Roberto Saviano ha levantado ampollas entre los capos italianos; un cómic-denuncia de Giovanni di Gregorio y Claudio Stassi que narra el penúltimo capítulo de la Cosa Nostra en uno de los barrios más machacados de Palermo.

Por su parte, Alan Moore, autor de 'Lost girls' (Norma Editorial), está considerado historia viva del cómic y uno de los guionistas más geniales de tebeos gracias a obras como 'La liga de los hLombres extraordinarios', 'Watchmen', 'V de Vendetta' o 'From Hell'; Moore publica junto a su mujer una novela gráfica en la que el erotismo alcanza a los protagonistas de los cuentos infantiles.

'21st Century boys' (Planeta de Agostini) es otro de los grandes títulos del año. Tras de ver publicados los 22 volúmenes en los que se recogía toda la ciencia ficción y misterio de '20th Century boys', un manga de Naoki Urasawa, sus seguidores acogieron entusiastas los dos tomos de '21st Century boys' en los que el autor japonés ata los cabos sueltos de la saga y redondea el final de la historia.

'La muerte de Superman' (Planeta de Agostini) le sigue en seguidores. A pesar de la guerra civil que han librado los superhéroes de Marvel, el famoso superhéroe ha copado toda la atención este año después de que llegara a España un tomo de 800 páginas para conmemorar el 70.º aniversario de su nacimiento, en el que se contaban las historias de muerte y resurrección del último hijo del planeta Krypton.

El dibujante argentino Liniers, uno de los máximos exponentes del humor gráfico y el creador de 'Macanudo', se sirve de 'Conejo de viaje' (Reservoir Books) para recorrer el mundo en un divertido diario de viaje, en el que con inocencia viaja desde Berlín hasta la Antártida.
'El juego de las golondrinas' (Sins Entido) es otro de las obras que han sorprendido este año. Considerada la Marjane Satrapi libanesa, Zeina Abirached narra de forma autobiográfica la noche que pasan aislados dos niños y sus vecinos durante un bombardeo en la guerra de Beirut.
El dibujante galo Laurent Maffre cierra el listado de cómic más leídos con'Fugitivo' (Sins Entido), obra básica de la literatura del siglo XX, en la que Albert Londres consiguió que Francia cambiara la situación de los presidios fuera de sus fronteras continentales.

Lo dicho, el cómic parece que goza de buena salud. O, al menos, no está tan acatarrado como la economía mundial.
.

martes, 9 de diciembre de 2008

Regala un cómic en Navidad

.
Pues sí, creo que es una buena idea. Yo ya predico con el ejemplo y no hay familiar o amigo (de los buenos, claro) que no reciba un cómic esta Navidad cuando llegue el celebrado momento (Reyes Magos, Papa Noel, Olentzero o el tío Gobías, según el caso). Sinceramente creo que con un buen cómic se satisfacen muchas de las necesidades que cualquier cuerpo serrano puede llegar a precisar en una fiesta entrañable como la Navidad.

Para empezar, se fomenta la lectura. ¡Ah, la lectura!, no hay hábito más sano que el de la lectura ya que imperceptiblemente ayuda a corregir expresiones, a conocer la forma correcta de escribir las cosas o, simplemente, nos enriquece el vocabulario. Ahora bien, procurémonos de un cómic en el que se respeten las más mínimas reglas sintácticas y semánticas, e incluso la forma de escribir las cosas, por que de todos es sabido que hay autores que incluso las ideas que se les pasan por la cabeza ya tienen faltas de ortografía.

Otro aliciente de regalar comics es el de arrancar una sonrisa al destinatario de nuestro obsequio. ¡Nada como una sonrisa para alegrar nuestra vida!, es lo que decía mi abuelo cada vez que me lo encontraba. Y tenía razón. Pocos conozco que no agradezcan la risa, aunque sea a ratos, para olvidarse de sinsabores y malos ratos con los que ocasionalmente nos acompaña la vida. Pagamos para ir a ver un teatro cómico, para disfrutar con el circo o para asistir a una comedia, así que, con más motivo, riámonos con un cómic.

Tercer aliciente: Un cómic te hace reflexionar, en la mayoría de los casos, con temas de nuestros días. La sagacidad, la ironía o la creatividad sarcástica de nuestros autores consigue introducir en los comics los temas que nos preocupan del día a día. Las cosas que pasan a nuestro alrededor tienen rápida respuesta en los comics.

Los comics tiene, por otro lado, un sinfín de utilidades menos confesables entre las que destacan la de ser un arma arrojadiza de baja intensidad ante una acalorada discusión; o la de ser un elemento sustitutorio del papel higiénico ante la conocida y frecuente situación del ¡que se ha acabado! o, en fin, también pueden ser un envoltorio improvisado aunque perfecto para unas buenas castañas calentitas.

Lo que quiero decir es que un cómic puede llegar a ser uno de los artículos más útiles de la humanidad y parece que algunos todavía no se han enterado.

Finalmente, no quiero dejar de hacer mención al papel relajante que puede llegar a ser un cómic. Si tenemos en cuenta que hay comics de todos los colores, argumentos, técnicas, temáticas y valores, llegaremos a la conclusión de que nos permiten hacer las compras de Navidad en una sola tarde evitando colas, dudas, preguntas sin respuesta y, sobre todo, un estrés de alto voltaje al encontrarnos sin saber que comprar rodeados de doscientas mil personas (tirando por lo bajo) en un gran centro comercial.

En fin, que comprando un cómic por Navidad dormiremos mejor.
.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Expocomic, el salón del cómic de Madrid

.
Bueno, parece que al fin llegó. Ya tenemos aquí Expocomic, que se celebra en su undécima edición y que se ha convertido en una de las principales referencias de este sector en nuestro país. En esta edición se celebrará entre los días 27 y 30 de noviembre en el pabellón de convenciones de la Casa de campo de Madrid.

Según han anunciado en su web (www.expocomic.com) tendremos la posibilidad de compartir papeles con los autores Howard Chaykin, Martín Sauri, Carlos Pacheco, Ramón Bachs, Juan José Ryp, Carlos Ezquerra, David Baldeón, Cris Ortega y muchos otros. Por otro lado, habrá exposiciones de Miriam Katin, The Spirit, Kenny Ruiz, Howard Chaykin y El hijo del Santo.

En la parte negativa, lo de siempre, se mezclan churras con meninas y nos obsequian con un concurso de Karaoke y otro de Cosplay. ¿Es que no somos capaces de centrarnos solamente en los comics?¿Acaso no hay afición suficiente como para tener una magnífica exposición sin recurrir a artificios?.

En cualquier caso, y tal y como están los tiempos, enhorabuena a un certamen que repite un año más y apuesta por este mundo tan apasionante y apasionado como el del cómic.
.

sábado, 15 de noviembre de 2008

¿La guerra del petroleo o la guerra del agua?

.
Esta reflexión sobre el petroleo y el agua tiene poco sentido del humor ya que versa sobre guerras. Pero, aunque hablaré de ellas, no se trata de un conflicto armado entre personas sino de una dura batalla por la supervivencia. La del hombre. Y a pesar de lo que llevamos padecido, y aunque parezca mentira, casi nadie es capaz de darse cuenta todavía de que realmente se trata de una guerra.
Todas las guerras tienen un motivo el cual a veces es conocido por todos mientras que en otras ocasiones nadie lo conoce salvo los que la emprenden de una forma muy poco civilizada. Incluso voy más lejos, hay guerras que comienzan simplemente porque a una de las partes le interesa dar caña, pero el otro contendiente mientras tanto se pregunta constantemente aquellos de... ¿y yo que he hecho?.

La mayoría de las guerras de esta, nuestra generación, tienen como telón del fondo el petróleo. Abierta o veladamente ese "oro negro" es el motivo por el que los países llamados industrializados luchan o hacen que otros luchen a fin de garantizar un adecuado suministro del preciado elemento, y a un adecuado precio, para los próximos años. Y esto es así puesto que de todos es sabido que el petróleo se agotará en unos años. Hay quienes dicen que tardará unos veinte años en agotarse y otros que sesenta años. El caso es que todos coinciden en que se acabará. Vamos, que no habrá ni para llenar un mechero.

Lo que pocos saben es que el petróleo no solo es vital para que los coches se muevan o para que funcionen ciertas industrias sino que es un elemento cotidiano en nuestras vidas con el que convivimos de forma desesperada. El petroleo, además de ser la principal fuente de energía, sirve para hacer neumáticos, plásticos, asfaltos, detergentes, pinturas, nylon, abonos, cremas para las manos, champú, medicinas, insecticidas, etc. En otras palabras, nos hemos acostumbrado a vivir con el petróleo a todas las horas del día.

¿Y qué pasaría si se acabara mañana mismo?. Lo primero es que muchos se llevarían las manos a la cabeza, empezando por los gobiernos, que dejarían de ingresar cuantiosas fortunas en impuestos indirectos y otros muchos empezarían a reaccionar. Los automóviles deberían desarrollar otros motores con diferentes tipos de combustibles, nos vestiríamos con algodón o seda natural en vez de con fibras sintéticas, los juguetes se harían con otros materiales en vez de con plásticos y las pinturas se harían con tintes naturales, por pner unos cuantos ejemplos. En definitiva, nos costaría un poco pero todos saldríamos delante de una forma u otra. Podríamos seguir adelante.

Sin embargo, toda la dependencia que tenemos actualmente del petroleo también la tenemos, incluso más dramaticamente, de algo que no es posible sustituir: el agua.
Imaginemos, pero solo imaginemos, que mañana mismo desapareciese el agua. Algún listillo, que los hay, diría después de un largo proceso de pensamiento consigo mismo que se podría sustituir por vino o por jugo de pomelo; pero la verdad es que se trata de un elemento vital para que el hombre desarrolle su vida en todos los sentidos. En efecto, el gran problema que padecemos actualmente es la ceguera que padecemos sobre el gran problema con el que nos encontraremos en unos pocos años cuando la población no tenga agua suficiente para disfrutar de una vida saludable.

El caso es que el cambio climático es un hecho, no me cabe la menor duda: cada vez llueve menos pero más violentamente; cada vez tenemos temperaturas más extremas y las estaciones sufren de un insistente empeño en cambiar de fechas en el calendario, los inviernos parEcen primaveras y estas últimas parecen otoños tirando a inviernos. Por otro lado, las poblaciones se incrementan y se agolpan en pequeños espacios llamados ciudades y, para colmo, la autodenominada sociedad "acomodada" exige un consumo de agua cada vez mayor. Es lo que podríamos denominar como el "crecimiento insostenible".

El problema no solo está en los usuarios, que no somos capaces de ahorrar agua ni de utilizarla de forma responsable siendo conscientes de su justo valor. El caso es que personalmente estoy convencido de pagar un precio de risa por el agua. Creo sinceramente que habría que pagar por el agua el triple de lo que pagamos actualmente. Cuando discutimos sobre esto, muchas veces le planteo a mis amigos una simple pregunta: ¿Cuanto estarían dispuestos a pagar por una botella de agua limpia y cristalina el día en que habran el grifo de su casa y no salga ni una gota? La respuesta es siempre la misma: "lo que sea".

Y usted, amigo mío ¿cuanto estaría dispuesto a pagar?
.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Málaga y los comics

.
Ya he escrito bastante sobre comics y otras lindezas en este humilde blog pero me he dado cuenta de que todavía no he tenido el placer de escribir sobre el lugar donde vivo, Málaga, y su relación con el mundo de los comics. Como resulta que eso es algo que tiene remedio, voy a ponérselo de inmediato con el permiso de todos ustedes.

Málaga es una gran ciudad, al menos eso es lo que nos dicen diariamente los que gobiernan esta parte del mundo, y en la práctica se encuentra entre las siete ciudades más importantes (socioeconómicamente hablando) de nuestro país, que a pesar de algunos, todavía sigue siendo España. La provincia de Málaga, sin embargo, es más importante si cabe que la propia ciudad ya que tener un tesoro como la Costa del Sol, nuestra Axarquía o las tierras del interior con magníficos pueblos blancos y maravillas como Antequera o Ronda no es algo de lo que otros puedan presumir.

Ser una gran ciudad (o una gran provincia) significa, para empezar, mucha población. Muchas almas. Muchas inquietudes. Muchas historias personales y colectivas.

Después vienen los datos. Población, economía, empresas, sectores emergentes, tecnología, actuaciones sociales, cultura, educación, innovación o urbanismo son conceptos que habitualmente acompañan a la definición de una gran ciudad.

Casi siempre existen, además, tres magnitudes diferentes para definir a una ciudad. De un lado la magnitud real que no es otra que la medida objetiva de los datos que hemos dicho antes (y muchos otros) en comparación con los de otras ciudades. Otra magnitud es la de los políticos (Oh cielos! Ya están aquí!), que según sean los que gobiernan o los que se oponen, pueden ubicarnos en el cielo o en el infierno al mismo tiempo. La magnitud de los políticos es la menos creíble, por cierto.

Finalmente está la magnitud con la que cada uno de los ciudadanos valoramos a nuestra propia ciudad. En general se trata de una valoración alta, muy alta (el chauvinismo es una práctica extendida) ya que nuestra propia autoestima depende en gran medida del valor de las cosas que nos rodean habitualmente. De todas formas, es habitual que critiquemos todo lo que nos rodea, empezando por los vecinos de nuestra comunidad (este, además, es un mal endémico de nuestra sociedad).

Dicho esto, me gustaría hablar de Málaga desde el punto de vista de los comics, contexto este en el que creo que si bien se nos puede posicionar como una "gran ciudad", hemos de reconocer que queda mucho camino por andar.

La materia prima es excelente ya que podemos presumir de que en nuestra provincia tenemos muchos y muy buenos dibujantes, tanto de comics como de viñetas e ilustración. Algunos de ellos son ya una referencia a nivel nacional. La masa crítica de lectores también es alta, y en los foros encontramos habitualmente a muchos malagueños con un conocimiento amplio y profundo de este mundo.

En el conjunto de la provincia de Málaga tenemos también la oportunidad de disfrutar de un buen número de certámenes sobre comics entre los que destacan por méritos propios los que se celebran en la propia capital (Imaginamalaga), Vélez Málaga, Benalmádena (anteriormente celebrado en Pizarra) y otros. En general gozan todos ellos de buena salud si bien, y a diferencia de los certámenes celebrados en otras ciudades españolas, tienden a ser aglomerados de "culturas alternativas" más que salones de cómic propiamente dichos. No obstante, todos ellos nos brindan una buena oportunidad de acercarnos a este apasionante mundo del dibujo.

Por otro lado hemos de considerar el día a día. Aquella tarde en la que decidimos localizar y comprar un determinado cómic que nos gusta o el momento ese en que nos hundimos entre los millones de páginas de cualquiera de las tiendas que tenemos simplemente a ojear.

En este sentido sí podemos presumir de tener una buena cantidad de tiendas especializadas (prefiero dejar de lado a las grandes superficies donde no hay ni cultura ni conocimiento sobre la materia sino negocio). Es agradable ver como en la mayoría de estas tiendas especializadas habitualmente hay bastante gente lo cual nos indica que el cómic goza de buena salud y expectativas.

Cuando hablo con otros colegas dibujantes o con aficionados a esto del cómic lo que sí se echa en falta es una cultura política de apoyo a este sector. Ya dije antes que los políticos pueden darnos el cielo o el infierno en función de los votos que consigan a cambio, pero puedo asegurar que en el caso de Málaga no deben tener claros los números ya que en caso contrario apostarían más por este sector de lo que lo hacen actualmente. Eso sí, una excepción que hay que mencionar es la relativa a la Diputación de Málaga, que habitualmente ha ayudado tanto a la organización de algunos certámenes como a publicaciones diversas.

Finalmente, con ánimo de no cansar más que lo justo, me gustaría reflexionar sobre algo en lo que he insistido en más de una ocasión. En Málaga, como en el resto de España, se asocia impúdicamente la imagen del cómic a los jóvenes, pero reivindico que este es un mundo también de los mayores (yo ya casi me considero talludito). Me gustaría que el cómic dejara de ser la "hermana pequeñita" de la cual solo se encargan las concejalías o delegaciones de Juventud. Creo que ya es hora de que sean los departamentos culturales los que se encarguen de esto.

¿O acaso los comics no son cultura?.
.

viernes, 3 de octubre de 2008

Animadrid

.
Una oportunidad que no se puede desaprovechar. A quienes os guste la animación, desde el clasicismo de Walt Disney hasta el surrealismo de Kenzo Sukuna, seguro que ya tenéis en vuestra agenda la celebración de Animadrid. Y esta es ya su novena edición.

Desde el 26 de septiembre hasta el 3 de octubre se celebra en Pozuelo de Alarcón (Madrid, para más señas) este festival que no solo nos sirve para ver cine de animación que de otra forma no hubiéramos visto sino para conocer nuevas tendencias y formatos de animación. Además, como dicen los organizadores, en el cine de animación tienen cabida todas las tendencias, por lo que podéis asistir a obras de terror, suspense, ciencia-ficción, amor, comedia, drama, acción, etc.

La ventaja de este festival es que va más allá que los encorsetamientos del cine comercial, muy selectivo (por desgracia), y nos permite ver obras que en otro foro no sería posible visualizar. Y lo curioso es que la producción de este tipo de cine a nivel mundial es mucho mayor de lo que podemos imaginar.

Datos interesantes:

La sección oficial del festival cuenta con apartados para cortometrajes, largometrajes, programas de televisión, escuelas de animación, cortinillas y “pantalla contemporánea” (no compite). Como actividades paralelas hay proyecciones, talleres, seminarios, espectáculos y concursos para niños.

Por cierto, se celebra en Pozuelo de Alarcón y hay servicio gratuito de autobuses (el “animabus”) que sale desde la Plaza de España. ¿Hace?

domingo, 21 de septiembre de 2008

Septiembre, fascículos coleccionables y comics

.
Hay muchos amigos y conocidos que me confiesan que su gusto por los comics ha nacido como consecuencia de una ocasional colección por fascículos ya que, de otra forma, no hubieran accedido a este maravilloso mundo. La verdad es que esos coleccionables que suelen aparecer siempre al inicio del curso, osea, en septiembre, nos inducen a veces a conocer cosas que de otra forma no nos hubiéramos planteado. Otras veces se trata, sencillamente, de estupideces.

Precisamente estamos en septiembre. Es el mes de los coleccionables por fascículos. Acabamos de vivir (unos más que otros) unas ansiadas vacaciones estivales en las que nos hemos olvidado de cuantas cosas rodean a la rutina diaria del resto del año. Pero el tiempo es implacable y siempre existen señales, débiles a veces y feroces otras, que nos alertan sobre el final de las vacaciones y la llegada del nuevo curso: El sutil cambio del tiempo. El inicio de la liga de fútbol. El cambio de la presentadora del telediario. Los avisos sobre el precio de los libros de los niños. La necesidad de usar la rebequita de vez en cuando. La reunión anual de la comunidad de propietarios. Pero, sobre todo, los coleccionables.

Si nos fijamos detenidamente observaremos que nueve de cada diez anuncios de la televisión a principios de septiembre hacen referencia a colecciones de todo tipo de cosas. Fascículos sobre las historias de aquí o de allá. Coches antiguos (miniaturas, por supuesto). Todos los modelos de coches de carreras. Una espléndida colección de dedales. Un barco que se construye a piezas. Un avión de modelismo que seguro volará o incluso la colección de tacitas de Sissí emperatriz.

Reconozco haber picado alguna vez si bien, como la mayoría de los mortales, no he pasado de la tercera o cuarta entrega. Puede ser el precio, la calidad de las colecciones o la salud familiar, pero siempre hay un motivo que nos impide llegar al final de la colección. Analicemos esto.

Coleccionar los libros de “Fauna Ibérica”, “Parques naturales de España” o la “Historia de Europa para lelos” no tiene riesgo. Puedes llegar al capítulo tres, al ocho o al doce, lo dejas y no pasa nada; simplemente la editorial irá haciendo cada vez menos ejemplares y punto. Pero ¿qué pasa con la colección de piezas para fabricar la maqueta del galeón “Santísima Trinidad” que (te juran por Snoopy) navegará y todo?. ¿Alguien ha llegado alguna vez a colocar la última de las banderas de dicha maqueta?. Y si fuera así ¿se le ha ocurrido a ese pedazo de coleccionista calcular cuanto le ha costado el barco de marras?. Por que esa es la otra parte de la historia. Si sumamos el precio de todos los fascículos de una colección descubriremos en toda su dimensión el significado de la palabra “timo”. Nos hubiera salido a mitad de precio si hubiésemos ido a la tienda de modelismo más cercana y lo hubiéramos comprado en un único pago. Y, además, hubiéramos terminado antes.

Y el “sinvivir” del coleccionista nadie lo pregona, dicho sea de paso. No me imagino al que está construyendo la maqueta del barco y se le pasa comprar el capítulo nueve, cuando le entregan el timón del galeón. Catástrofe. Varios días sin desayunar ni dormir. Las horas del trabajo se las pasa colgado al teléfono y a Internet (ni que decir tiene que a escondidas del jefe) para averiguar como conseguir ese fascículo o pieza que ha olvidado o que se ha agotado en su quiosco. Osea, problemas de salud.

Finalmente está el bienestar familiar. ¿Cuántas veces no se ha visto alterado el sutil equilibrio familiar por un coleccionable?. Volvamos al caso del coleccionista de piezas para el galeón el cual, para más señas, tiene cuatro hijos. Supongamos, y digo supongamos, que se pierde una pieza importante de la maqueta del galeón, o simplemente que se rompe. Pues imaginemos al cabeza de familia, el cual lleva dedicadas en ese momento cuarenta y tres semanas de su vida a perseguir el coleccionable por tiendas y quioscos, como puede mirar de arriba abajo a cada uno de sus hijos preguntando al tiempo sobre el paradero de la susodicha pieza. E imaginemos igualmente el supino cabreo que arrastrará este señor durante varios días (insomnio incluido) a la vez que decide si seguir con la colección (que ya le ha costado un pico) o mandarlo todo a la mismísima puñeta.

Pero, como este blog trata sobre el mundo del cómic, me gustaría tan solo decir que a veces, solo a veces, esos coleccionables que aparecen en septiembre pueden traernos magníficas colecciones de comics. Y que aunque solo compremos la primera entrega (por que ya se sabe que la segunda siempre vale el doble), será un buen inicio de una afición que siempre nos dará grandes satisfacciones.

Por que la imaginación no tiene precio.

.

lunes, 15 de septiembre de 2008

La Expo de Zaragoza y los comics


Cuando nos anunciaban la inauguración de la exposición universal de Zaragoza me preguntaba si el cómic iba a ser una de las herramientas de comunicación de la organización y los países participantes a fin de difundir el mensaje de la sostenibilidad y el agua. Al principio las expectativas no eran buenas, pero conforme han ido pasando las semanas, el mundo del cómic ha ido apareciendo en diversas formas y maneras que si bien no han pasado de ser anécdotas, han puesto su pequeña guinda en el pastel.

Lo más interesante, en mi opinión, ha sido la celebración del “certamen de ilustración y cómic ecológico” justo unos días antes de la inauguración, algunas de cuyas obras han estado presentes en alguno de sus pabellones.

Asimismo, han habido algunos pabellones en los que hemos encontrado como parte de la comunicación con el visitante se hacía con comics. Han sido los casos de Japón (con estética Manga, por supuesto) y Francia (línea clásica).

También el pabellón de Bélgica ha hecho su personal homenaje a uno de sus creadores más internacionales, Herge, que con su personaje Tintín ha ocupado buena parte de la tienda en la que se podían encontrar libros y merchandising sobre este personaje.

Y poco más. Lamento profundamente no poder presumir más sobre la presencia de los comics y la ilustración en general en la expo de Zaragoza. Otra vez será.
.

domingo, 7 de septiembre de 2008

El cómic, el cine y el "Arte"

.
Es costumbre denominar al cine como el “séptimo arte” y creo que es razonable que así sea ya que hay películas que se pueden considerar verdaderas joyas y que uno puede ver hasta cien veces sin cansarse. Hay quien no considera arte al cine y tan solo lo define como una industria, con cierta estética, eso sí, pero industria al fin y al cabo.

Por otro lado, el “arte” puede definirse de muchas formas diferentes pero creo que lo más acertado es decir que se trata de una actividad creativa realizada por una persona (o grupo de personas), fruto de su visión y sensibilidad y que despierta nuestros sentidos. Estoy seguro de que se podrían dar otros cientos de definiciones más certeras, pero creo que esta no viene mal. Se consideran como las seis artes mayores a la pintura, escultura, arquitectura, música, danza y el teatro (declamación, para ser más concretos). El caso es que, como digo, el cine se considera comúnmente como la séptima de las artes. Ahora bien, ¿y el cómic?¿se considera un arte o simplemente un divertimento friki?.

Si nos atenemos a la definición anterior de “arte”, no cabe duda que los comics deberían ser considerados como tales ya que son una actividad creativa con la que el autor transmite sentimientos y percepciones.

El cine, sin ir más lejos (el séptimo arte) está siendo uno de los mejores embajadores del cómic. En los últimos años no solo hemos visto como algunos comics célebres han llegado a la gran pantalla sino que incluso su éxito ha propiciado sucesivas secuelas. Ejemplos tenemos para no acabar: Superman, Spiderman, Los cuatro fantásticos, Hulk, Ironman, Blueberry, Batman, Asterix, Tintín, Mortadelo y Filemón, y un largo etcétera. Además, por si ello fuera poco, se trata de películas que están comúnmente entre las más vistas de cada temporada.

No se trata tan solo de trasladar el personaje a la gran pantalla sino que en casi todos los casos el cine intenta reproducir la “estética” del cómic en la película, unas veces con más éxito que otras. Hay ocasiones, las menos, que el camino es el inverso; personajes que han triunfado en la gran pantalla se han trasladado al papel si bien su éxito ha sido más limitado.

No quiero dejar de mencionar casos excepcionales de comics que, sin embargo, se han intentado trasladar al cine pero ha sido imposible. El ejemplo más cercano y significativo lo tenemos en el Capitán Trueno, que en tres ocasiones (dos nacionales y una internacional) se ha intentado llevar a la gran pantalla y en todas ellas se ha dejado por imposible. Cosa curiosa, por cierto.

Y por seguir con cosas curiosas, no olvidemos el hecho de que la práctica totalidad de las películas que se hacen actualmente en el mundo (al menos las serias) elaboran un “story-board” sobre el guión que es parte fundamental en el desarrollo técnico y artístico de la película. Desde que Walt Disney introdujera ese tipo de prácticas, los story-boards han evolucionado hasta convertirse en auténticos comics elaborados en el seno del proceso de producción de cualquier película.

La reflexión más inmediata nos lleva a pensar que el cómic dispone de una narrativa, una estética y un entorno artístico que lo equipara al arte del celuloide, pero por desgracia no se considera así de forma generalizada.

Desde la humildad de este blog, quiero reivindicar el cómic como arte. Pero para ello también es necesario que desaparezcan ciertas actitudes de equiparación de nuestro pequeño gran arte con otras actividades “marginales”, a lo cual contribuyen (a veces sin quererlo) las propias ferias, certámenes y exposiciones. De esto, por cierto, ya he hablado en algún que otro post anterior.
.

jueves, 4 de septiembre de 2008

XI Certamen Viñetas desde o Atlántico

.
Una de las labores más apasionantes de los seguidores de este mundo del cómic es descubrir todos y cada uno de los certámenes que se celebran en nuestro país (y fuera de él) sobre este, nuestro pequeño-gran arte. Por suerte, son cada vez más las organizaciones, públicas y privadas, que optan por poner en marcha concursos, certámenes o exposiciones sobre comics.

Sin embargo, la proliferación de certámenes por todos los rincones puede llevarnos a que la calidad de los mismos no sea la adecuada y se provoque un efecto contrario al deseado, esto es, que los ciudadanos en general vean al cómic en un contexto más “friki” que artístico. Esto suele ocurrir especialmente en aquellos lugares donde se mezclan los comics con otras “artes” tipo videojuegos, juegos de rol, graffiti-manía, warhammer, etc. ante el miedo de no tener materia suficiente con el mundo del cómic para tener un certamen exitoso. Gran error, pienso.

Es por ello que se agradece sinceramente que haya salones y certámenes sobre comics que se van consolidando año tras año, tienen una tematización adecuada, disponen de un buen programa de actividades, reúnen a buenos dibujantes invitados y, sobre todo, aumentan su calidad.

El certamen “Viñetas desde o Atlántico” ha llegado en este pasado mes de agosto a su undécima edición y no cabe duda de que se ha consolidado como una de las principales citas de nuestro país. Su nacimiento y desarrollo en la ciudad de A Coruña nos ofrece un espacio, espero que por mucho tiempo, donde cada verano acudir a ver lo más novedoso del mercado aderezado por buenas exposiciones y actos paralelos. La afición intensa que el anterior alcalde de esta bonita ciudad, Francisco Vázquez, tiene por el mundo de los comics ha sido un factor decisivo para el crecimiento de este evento.

Pero siempre hay momentos en la vida en que aparece un cruce de caminos y hay que adaptarse a circunstancias nuevas o diferentes. En este caso concreto, se han producido algunos cambios en la organización del certamen que han afectado a la imagen general del mismo. Se han limitado los espacios expositivos, ha desaparecido el kiosco de Alfonso (como sede, claro) y ha habido algunas restricciones en la firma de autógrafos por los autores. Es posible que todo ello sea el peaje obligado por un cambio en el apoyo de la administración local al certamen o incluso que haya diferentes criterios en la organización, no lo sé. Lo que si puedo decir desde estas humildes líneas es que me gustaba más la línea popular (que no populista) que ha mantenido el certamen en sus diez ediciones anteriores, pero si este cambio es prolegómeno de futuros cambios a mejor, bienvenido sea.

Lo que sí es cierto es que una ciudad como A Coruña y una afición al cómic como la que tenemos en este país no pueden prescindir de un evento tan significativo como ha llegado a ser este. Por favor, cuídenlo que el año que viene quiero repetir.
.

martes, 2 de septiembre de 2008

El retorno...

.
Ya estoy de vuelta. El reencuentro con la rutina no ha sido tan dramático como se acostumbra a decir. En los últimos tiempos no paramos de escuchar aquello del “síndrome vacacional”, el “síndrome post-vacacional”, el “síndrome de la vuelta al trabajo”, el “síndrome de la barriga cervecera” o cualquier otra tontería con la que nos obsequian los medios de comunicación a falta de noticias o acontecimientos más veraces y creibles.

El caso es que las vacaciones sirven para hacer y valorar cosas que la rutina diaria nos oculta. Hay quien opta por secarse bajo el Sol como sardinilla y quien decide, por el contrario, buscar lugares desconocidos y pegarse el atracón de andar y visitar monumentos y sitios recónditos.
Yo he optado por la segunda de las opciones. No es que no me guste la playa, no. Lo que me repele es la gente que por regla general acude a ellas en el periodo estival acompañados por bocadillos de tortilla de patatas (o similares), empanadas, vino, gaseosa, patatas fritas y otras lindezas culinarias. Suelen ir acompañados igualmente por su propio “hilo musical” que invariablemente tiene averiado el mando del volumen. Por desgracia esta tribu son mayoría en los meses de julio y agosto. Después todo mejora.

Como digo, he optado por viajar. En mi caso he elegido el Norte de España, País Vasco y Cantabria, para más señas. Viaje fantástico y lleno de descubrimientos que recomiendo a cualquiera que le gusten los paisajes espectaculares, la arquitectura de piedra y el buen llantar. Por que eso sí, comer, lo que es comer, se come. Y muy bien.

Tenía previsto hacer parada en Santo Domingo de Silos para visitar la exposición de biblias en formato cómic que hay allí, pero no me fue posible por cuestión de horarios (los lunes cierra). Pero os recomiento una visita ya que todos con los que he hablado que la han visitado me la han recomendado fervientemente, sobre todo por su singularidad.

Ante este inesperado cambio de planes opté por buscar alguna otra exposición temática de comics debería haber por nuestra piel de toro. Y mira por donde que descubrí otra exposición en la que el cómic era protagonista. Se celebró en A Coruña, y su nombre es “Faros de papel”, que se celebró en el concexto del ya tradicional certamen “Viñetas desde O Atlántico”, del cual os hablaré en un próximo post. Se trata (la de los faros de papel) de una exposición sobre cerca de un centenar de viñetas de comics en las que el hilo argumental es la presencia de faros. Genial y original. Creo sinceramente que la tematización del mundo del cómic ofece la posibilidad de, como en este caso o el de las biblias, hacer exposiciones originales que nos permiten visualizar desde diferentes perspectivas (argumentos, situaciones, contextos, estilos descriptivos o de trazo) temas concretos como, en este caso, son los faros.

La exposición está comisariada por Jordi Ojera y Francesc Solé ya ha visitado otros lugares de España (Sevilla, Santander...). Las casi 100 viñetas son una recopilación minuciosa de otras tantas situaciones de faros aparecidos en comics, desde las referencias más antiguas a obras de Julio Verne hasta otras, mucho más actuales y conocidas (Tintín, Asterix, Mortadelo y Filemón). Las situaciones reflejadas en la exposición hacen referencia a los faros en sí mismos como escenario para el desarrollo de parte de una historia o, simplemente, la aparición de algunos de ellos en una viñeta concreta. En cualquier caso, la explicación que acompaña a cada uno de los elementos de la exposición son muy recomendables.

Es edificante ver como el mundo del cómic transciende más allá del papel y es capaz de atraer a miles de visitantes para exposiciones tan interesantes como ésta.
Y ahora, lo siento por todos vosotros, pero empezamos con el resto del año (hasta las próximas vacaciones). Os acompañan un pequeño dibujo que hice para mi web de viajes sobre la torre de Hércules, un faro "casi" patrimonio de la humanidad y la portada de uno de los mejores comics españoles: "Trazo de tiza".
.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Cerrado por vacaciones

.
Parece mentira. Todo un año esperando este momento y resulta que por fin ha llegado. Mis vacaciones. Solo quiero pediros disculpas a los pocos que esperáis que escriba algo decente en los próximos días ya que no me llevo a las vacaciones ni el ordenador ni el móvil. Tan solo cuento con dos monedas de un euro que he de racionar astutamente en las pocas cabinas telefónicas que encuentre y que, además, funcionen.

Os dejo a la derecha una foto del primero de los lugares a los que me había planteado viajar: Tahití.


Pero resulta que después, reflexionando con tranquilidad sobre el hecho de que un viaje como ese vale algo más de quince euros por cabeza, y teniendo en cuenta que somos cinco de familia... pues va a ser que no. Pero la foto mola.

Solo deciros que en caso de que os vayáis de vacaciones hagáis como yo. Tecnología cero, pero algún que otro libro en la mochila, papel y lápiz. Hasta septiembre.
.

jueves, 31 de julio de 2008

Publicaciones recomendadas del mes de julio

.
Bueno, llega a su fin el mes dejulio lo cual significa que para muchos comienza un paréntesis vacacional en el que opdrán dedicar más tiempo a los hobbies que tanto echamos de menos el resto del año como, por ejemplo, la lectura de nuestros comics favoritos. La mala noticia es que, a pesar de la crisis económica esa que dicen que tenemos, los precios siguen estando igual en todas las cosas.

Bueno, a lo que vamos. El mes de julio nos ha traido algunas novedades interesantes y muy aconsejables entre las que os seleccionamos y recomendamos las siguientes:

LA ROSA Y LA CRUZ (n.02)
Editorial: Norma
Guión de Nicolas Jarry y dibujos de Luigi Critone
Formato: Libro cartoné, 48 páginas
Precio aproximado: 13 euros
Resumen: El joven aprendiz Johann Friedrich Böttger aprende muy rápido bajo la tutela de Frederick Zorn, en Berlín. Pero en secreto, Johann también está aprendiendo artes más poderosas de un maestre alquimista. Lo que no sabe es que una oscura secta lo tiene vigilado y pronto actuará para poder controlar sus habilidades.

VALERIAN, AGENTE ESPACIOTEMPORAL (n.06)
Editorial: Norma
Guión de Pierre Christin y dibujos de Jean-Claude Mézières
Formato: Libro cartoné, 176 páginas
Precio aproximado: 27 euros
Resumen: Último volumen de las aventuras de la serie de cómics que inspiró a George Lucas para su Star Wars.Prosiguen las aventuras de Valerian y Laureline, antiguos agentes del servicio espaciotemporal de Galaxity. Ahora que son ricos, se codean con gente de alta alcurnia como el gran califa de Iksaladam. Pero, a pesar de todo, llevan la aventura en la sangre y cuando secuestren al hijo del califa serán los primeros en salir a su rescate.

LOBEZNO: ARMA X
Editorial: Marvel
Guión y dibujos de Barry Windsor-Smith
Formato: Libro cartoné, 144 páginas
Precio aproximado: 16 euros
Resumen: La mítica saga que se atrevió a contar por primera vez el más dramático momento en la vida de Lobezno. El inigualable Barry Windsor-Smith escribe y dibuja una imprescindible saga en la que un misterioso enclave convierte al mutante Logan en el arma asesina que todos conocemos. Un volumen imprescindible para entender la leyenda del hombre-X más salvaje, y que viene acompañada de un buen número de extras.

KIDPADDLE
Editorial: Norma
Guión y dibujos de Midam
Formato: Album tapa dura, 48 páginas
Precio aproximado: 10 euros
Resumen: KID PADDLE, la serie más leída desde hace años en las páginas de EL PEQUEÑO PAÍS, se ha traducido a 12 idiomas y ha protagonizado su propia serie de TV. Norma editorial publica los álbumes originales que generaron este fenómeno mediático. Conoce a Kid Paddle, un niño apasionado por los videojuegos y las máquinas que nos acompañan en el día a día.

WIZARDS OF MICKEY: EL LABERINTO DE LAS CASCADAS
Editorial: Planeta DeAgostini
Guión de Stefano Ambrosio y dibujos de Alessandro Ambrosio
Formato: Cómic-book grapas, 32 páginas
Precio aproximado: 2,75 euros
Resumen: El universo Disney y la Fantasía Heroica se dan la mano en esta saga que ya se ha convertido en obra de culto! Mickey, Donald, Goofy y otros personajes disneyanos protagonizan una aventura llena de magia, dragones, reinos ocultos y demás elementos propios de las mejores obras del género. Publicada originalmente en 2006 en 10 entregas en el semanario italiano Topolino, el éxito de Wizards of Mickey ha motivado la reciente aparición de una secuela, Wizards of Mickey II: La edad oscura, también en 10 capítulos, e incluso ha inspirado una colección de cartas Magic. Planeta DeAgostini presentará ambas partes en formato comic book, y estamos seguros de que en España gozará de la misma acogida que ya ha obtenido en otros países en esta colección semanal de 20 entregas que recopila las dos sagas al completo.

Si bien el mes de julio nos ha sorprendido con otras muchas poblicaciones, esperamos que estas que os hemos recomendado os gusten.
.

martes, 29 de julio de 2008

Asterix, la playa y un señor idiota

.
Los que bien me conocen saben que la playa y yo somos viejos amigos (incluso de niñez) pero que tenemos destinos y amantes muy dispares. Mientras que la playa aspira a atraer a miles de personas de toda raza y cultura, de cualquier clase y talla social, de educación fina o de malas maneras e incluso de todo tipo de sexos, este humilde servidor aspira a disponer en la vida de dulces ratos de sosiego en los que la gente no me moleste en mis ratos de ocio y disfrute.

Es por este motivo que si bien la playa es algo que me atrae más que a la mayoría de los mortales, pueden pasar varios años sin que la pise a fin de evitar que haya personas a menos de cuatrocientos metros en línea recta, una distancia que considero prudencial a fin de no ser molestado.

El lunes pasado me hallaba yo inmerso en mis resplandecientes vacaciones (léase: trabajar duro con el ordenador y responder todo tipo de llamadas del trabajo pero, eso sí, desde casa). Pues eso, que yo estaba de vacaciones y mi mujer me sugirió (léase: ordenó con sutileza) que podíamos ir todos juntos a la playa. Y que como éramos pocos, decidió convencer a una amable vecina y sus hijos para que vinieran con nosotros. Si en la amplia playa a la que fuimos hubiéramos estado solo nosotros, pues no digo que no hubiera sido un día interesante. Pero para llegar a esa situación hubiéramos tenido que espantar a las doce mil trescientas catorce personas que había allí mismo.

En estas circunstancias lo más apropiado es llevar una buena tienda de campaña donde hacerse fuerte o, cuanto menos, repartir a los niños (los propios) alrededor y que hagan las veces de brigada defensiva (suele ser eficaz). El problema es cuando llegas a la playa más tarde de las once y se puede asumir sin temor a equivocaciones que es el momento justo en el que los ciudadanos valoramos realmente el precio del metro cuadrado de suelo (en este caso, arena).

Dicho todo esto, volvemos a la mañana del lunes. Ya estábamos instalados bajo la sombrilla. Los niños junto al agua jugando. Mi mujer y la vecina enfrascadas en una ininteligible conversación sobre las virtudes de un artefacto llamado Termomix. Y ahí estoy yo que, discretamente, me pongo el sombrero de paja, gafas de sol y procedo a sacar de la mochila un ejemplar de “Asterix y el Escudo Arverno” dispuesto a leerlo por vigésimosexta vez (pero como si fuera la primera, eso sí).

Llevaba algo así como cinco minutos leyendo y empiezo a darme cuenta de la actitud de un individuo que, sentado en la sombrilla de mi derecha y acompañado por una familia digna de un cuadro de Picasso, hacía comentarios jocosos y despectivos sobre mi presunta mentalidad infantiloide por leer ese tipo de cosas. El pollo en cuestión, presumía de leer en la playa cosas más dignas tales como el “ABC” y “Expansión”.

Al poco, su señora (o similar) se unió a la fiesta y los comentarios intuyo que los hacían expresamente para que yo los oyera. “Este tío acaba de salir del colegio”.”Mira, la gente no es capaz de leer cosas para adultos”. “Mira, con dibujitos y todo”. O, la mejor: ”Seguro que sus hijos leen cosas más serias”.

En fin, la verdad es que no pasó nada. Doblé la visera de mi gorro de paja y me ajusté las gafas de sol a fin de concentrarme en lo mío, esto es, en Asterix, y dejé a ese pobre idiota para el cual parece ser más inteligente ver (que no leer, ni comprender, por supuesto) el diario “Expansión” que leer y disfrutar de un buen cómic con todos los sentidos.
Tengo que decir que tuve tiempo para acabar el libro completo (una vez más) de “Asterix y el Escudo Arverno”. Hice un par de dibujos. Llamé a la oficina para relajarme un rato con los problemas cotidianos. Y, finalmente, obtuve unas magníficas quemaduras de tercer grado por no haberme echado crema solar donde y cuando debía.
Después de todo esto me ratifico con más fuerza en que las playas españolas son magníficas, tienen unas instalaciones extraordinarias, las mantenemos limpias y libres de porquería. Pero no las limpiamos de idiotas.

Creo que pasarán otros nueve años antes de que alguien me convenza para ir a la playa. Salvo que mi mujer me lo sugiera, por supuesto.
.

La Comic-Con de San Diego y los salones del cómic

.
Yo no soy un marginado, ni siquiera un tipo marginal, ni me mantengo al margen de las cosas. Pero me gusta y me apasiona el mundo del cómic. Me considero un dibujante chiquitín (de estatura también) comparado con los autores monstruosos que te puedes encontrar en cualquier lugar e incluso aspiro a saber dibujar como lo hacen miles de profesionales dedicados a este ARTE. Pero me niego a ser considerado un ser marginal.

Digo esto por que acaba de celebrarse en San Diego (California para más señas) el evento sobre comics más importante del mundo, el “Comic-Con” que reúne en cada una de sus ediciones anuales a decenas de miles de apasionados en torno a cerca de 45.000 metros cuadrados de exposición, eventos de toda índole, certámenes, exposiciones, etc.

Lo que me molesta sobremanera es que estoy leyendo estos días las reseñas que se hacen de esta monumental exposición y parece ser que a los eventos de comics los que nos acercamos somos seres de otro planeta, frikis, niñatos sin ocupación, seres marginales y otras lindezas.

Creo que todo esto viene dado por el hecho de que se está extendiendo cada vez más la manía de asistir a estas ferias con indumentarias estrafalarias, y no me refiero al personal de la exposición o los expositores sino a los visitantes los cuales, sin duda, tiene problemas para asistir diariamente a sus escuelas o lugares de trabajo ataviados con tales pintas. Poco a poco iremos convirtiendo los salones de comics en fiestas de disfraces donde el que vaya, como yo humildemente trato de ir, vestido de forma normal, es posible que no pueda entrar.

Me gustaría reivindicar desde mi humilde tribuna que se trate al cómic como un arte más, que también estamos por aquí gente seria (muchos cuarentones, como yo) a los que no nos gusta disfrazarnos ni dar la nota y, pese a quien le pese, todavía somos mayoría.

Por cierto, no he ido a la feria Comic-Con de San Diego pero por las reseñas y testimonios de algunos que sí lo han hecho, no pasará mucho tiempo antes de ir a visitarla. Podéis visitar la feria virtualmente desde el enlace que tenéis en esta misma página (sección de enlaces relacionados).
.

lunes, 28 de julio de 2008

La Semana Santa con humor

.
Me gusta ilusionarme con eso de que la vida cambia para bien, pero cada mañana que me levanto y leo un poco por encima los periódicos del día, tiendo a pensar que mi permanente optimismo empieza a ser una enfermedad sin solución.

Es por ello que hay que aplaudir iniciativas en las que se presuma que la vida hay que tomarla con sentido del humor. Pongamos un ejemplo: Hace un par de semanas a mi buen compañero de trabajo J.F. se le achicharró el perro (su gran amigo de la juventud) cuando le dio por mordisquear (al perro) unos cables eléctricos que había en el jardín de su recientemente estrenada casa. Allí, en el lugar del óbito, nos concentramos una semana después una serie de amigos (de los buenos, claro) y le dimos una fiesta póstuma a su perro. Dado que el perro había pasado a mejor vida unos días antes, no era cuestión de colocarlo allí de cuerpo presente, por lo que mi amigo J.F. decidió poner unas salchichas colgadas de la chimenea. Eso, amigo mío, eso es auténticamente tener sentido del humor.

Bueno, a lo que vamos, que la vida hay que verla con otros ojos. Es por ello que me ha gustado el hecho de que en Granada se celebre, por segundo año, el Encuentro Internacional de Humor Gráfico donde el tema central será la “Semana Santa”.

Te pones a pensarlo y de primeras te dices: “oye, que la Semana Santa es algo muy serio”. Pero después, bajas a la realidad y te das cuenta de que la religiosidad que movía antaño a la celebración de la Semana Santa en cualquiera de nuestras ciudades se ha convertido en un fenómeno místico-festivo-folclórico-mercadillero donde prácticamente nadie va a lo que se debería ir. Mi antiguo amigo “el pildorilla” (obvio cualquier explicación sobre el origen de este nombre) era uno de los mejores cantores de saetas en Almería. Incluso lo llamaban de diferentes pueblos para que les deleitase con sus sentidas proclamaciones devotas con fondo musical. El caso es que “el pildorilla” una vez acabada la Semana Santa volvía a su quehacer diario que no era otra cosa que enajenar los bienes ajenos para después montar su quiosco en el mercadillo local. Ni que decir tiene que este individuo tuvo el privilegio de asistir a las sucesivas remodelaciones de los calabozos de la capital almeriense. Todo un ejemplo de devoción.

Pues bien, os invito a conocer las bases de este concurso, cuyo plazo finaliza el 14 de septiembre y para el cual solo nos piden que les enviemos una viñeta en formato A4 y poco más, pero, eso sí, con mucho sentido del humor. Las bases las podéis consultar en la web http://www.creatorio.com/ donde os dirán todo lo que hay que hacer para presentar vuestras creaciones. Suerte.
.

viernes, 25 de julio de 2008

Interesante exposición en Santo Domingo de Silos

.

Precisamente por que no es algo muy común, quiero destacar aquí esta exposición de biblias-cómic la cual espero poder visitar este mes de agosto (ya os comentaré).

Bajo el nombre de “La visita guiada“, el Monasterio de Santo Domingo de Silos, en colaboración con el Centro de Arte Reina Sofía, nos presenta una exposición de comics con la particularidad de que la temática de todos ellos es la Biblia. Se trata de una recopilación de biblias de las diferentes culturas religiosas del mundo. Junto a éstas hay una compilación de pasajes bíblicos de especial importancia en la vida monacal de Silos, dibujados por Francesc Ruiz quien se trasladó para realizar el trabajo al propio Monasterio y tener así su propia visión del lugar.

Las Biblias que forman parte de la exposición han sido traídas de diferentes partes del mundo y realizadas en dos formatos básicos: tipo tradicional (cómic americano, Kirby, Marvel) y tipo oriental (manga japonés, manhwa coreano y sus adaptaciones occidentales).

La exposición de biblias-cómic se realiza en un monasterio famoso por su claustro historiado con relieves románicos que representa escenas de las Sagradas Escrituras. En esos relieves se ilustraban pasajes fundamentales que servían a los monjes de pautas de reflexión. "La visita guiada" sintetiza, por lo tanto, todo lo que ocurre en ese espacio concreto, es decir, la experiencia que los visitantes tienen, el encuentro con el arte religioso, con el claustro románico, la meditación y la oración monacal.

Las biblias, abiertas de para en par, están situadas a la altura de los ojos del espectador, así mismo la publicación realizada por el artista para la exposición se intercala con el resto de las biblias expuestas.

La exposición estará abierta hasta el día 31 de agosto de 2008 en el propio monasterio de Santo Domingo de Silos. Por cierto, no está de más, para el que lo necesite, alojarse unos días en el monasterio para recargar las pilas lejos de la gran ciudad. A ver si así nos llega la "inspiración",
.

miércoles, 23 de julio de 2008

Concursos de comics abiertos

Hola a todos. Aquí os traigo una pequeña lista de los concursos que hay en este momento abiertos sobre comics. Es una mala época por que ya se sabe que el mes de agosto en este país nuestro es algo así como un “tiempo muerto”. Pero bueno, que no sea por falta de ganas...

PREMIO INTERNACIONAL DE COMICS PLANETA DE AGOSTINI
Fecha límite: 15/11/2008
A presentar: Mínimo de 46 páginas
Premios: Primer premio de 20.000 euros, publicación de la obra
Más información: http://www.planetadeagostini.es/

XVII CONCURSO DE COMICS DE CALLDETENES
Lugar: Barcelona
Fecha límite: 8/8/2008
A presentar: Una página en formato DIN A3
Premios: Primer premio de 800 euros (hay varias categorías con premios)

CERTAMEN MOLA JOVEN
Lugar: Murcia
Fecha límite: 13/10/2008
Participantes: Entre 14 y 30 años
A presentar: Hasta 6 páginas con tamaño máximo de 40x50 cms
Premios: Primer premio de 1.000 euros
Más información: http://www.molajoven.es/

ARTE Y CREACIÓN JOVEN 2008
Lugar: Granada
Fecha límite: 27/10/2008
Participantes: Entre 15 y 35 años
A presentar: Hasta 8 páginas en formato máximo A3
Premios: Publicación y viaje a un evento de comics
Más información: http://www.andaluciajunta.es/patiojoven

X CERTAMEN DE COMICS DE LAS ROZAS
Lugar: Las Rozas, Madrid
Fecha límite: 7/11/2008
Participantes: No profesionales, entre 14 y 30 años
A presentar: Hasta 6 páginas, entre A4 y A3
Premios: Primer premio de 300 euros (hay varias categorías)
Más información: http://www.rozasjoven.com/certamenes/indexce.htm

Por cierto, creo que está bien que haya eventos de todo tipo para promover la creación de nuestros jóvenes talentos, pero reivindico que el arte de los comics es tanto para jóvenes como para adultos. Es por ello que sería interesante ver como la mayoría de estos certámenes y concursos amplían sus bases a personas más talluditas como este servidor de ustedes que no puede ir al 90% de los concursos ya que son para “jóvenes”.

Y parece ser que no les vale que les jure por Snoopy que yo soy joven de corazón. Vaya por Dios.

martes, 22 de julio de 2008

El III Salón del Cómic de Benalmádena

.
Si no fuera por que me gusta tomarme las cosas con sentido del humor y por que no soy un tipo violento, hubiera cogido y le hubiera prendido fuego a más de uno de los stands que había en el III Salón del Cómic, Manga y Juegos de Estrategia que se celebró a principios de julio en Benalmádena, además del tío del micrófono.

Muy buena feria, sí señor. Un buen número de stands con juegos de estrategia (básicamente warhammers y soldaditos de escala 1:35) donde la gente se afanaba en tratar de entender como era posible hacer una guerra con reglas, medidas, dados y cordialidad entre contendientes.

También había una serie de stands con comics de todo tipo que me sirvió para buscar alguna cosilla de difícil localización en las tiendas habituales. Otra serie de stands más centrados en los Mangas y donde, por cierto, abundaban los jovenzuelos y jovenzuelas ataviados con disfraces que a buen seguro se colocaron en algún sitio secreto para que sus padres no les retiraran la herencia.

Finalmente, había una serie de carpas donde se exponían algunos dibujos de autores y donde se llevaron a cabo las conferencias sobre temas diversos relacionados con el arte de dibujar comics, como hacerse un peinado tipo Hazuki-Kai-Makio o sobre como disfrazarse de Pokemon sin ser visto.

El caso es que esta ha sido la mejor de las tres ediciones celebradas (las dos primeras fueron en el municipio malagueño de Pizarra). Pero, desde luego, el esfuerzo que hay que hacer en próximas ediciones tiene que ser enorme para que esta feria (o salón) se convierta en algo serio y espero que diferente a lo visto.

En primer lugar, aconsejo fervientemente que le quiten el micrófono al organizador y se lo metan por donde no luce el Sol ya que doy fe de que muchos salimos huyendo de aquel lugar por no escuchar a semejante despropósito hablante, que incluso locutaba con faltas de ortografía.

Por otro lado, aconsejo que se haga una feria seria sobre un único tema, el que sea: cómic, manga, juegos de estrategia, disfraces, videoconsolas... pero que no se meta todo en un mismo saco hasta que llegue a parecer una macedonia de frutas a la que nos equivocamos y le echamos sal en vez de azúcar.

Con una mezcla como esa de contenidos y estilos lo único que se consigue es convocar a una espléndida masa de frikis que llenan la feria de disfraces y comportamientos estrafalarios que poco o nada tienen que ver con los comics (que es al menos para lo que yo iba a la feria).

En cualquier caso deseo lo mejor para la próxima edición de esta feria pero, por favor, seamos un poco más serios en la organización y no le demos la oportunidad a cualquier vocero (el del micrófono, vamos) de desperdiciar un lugar como la Costa del Sol para una feria que podría ser magnífica y solo llega a buena.
.

lunes, 21 de julio de 2008

La saga de Indiana Jones

Empezaba yo a tener un incipiente bigote y ni siquiera había decidido qué iba a ser de mayor y ya se estaba rodando la primera de las películas de Indiana Jones. Hoy soy padre de familia, con tres hijos, un trabajo, una hipoteca, recibo del IBI, seguro del coche y todas esas cosas que suelen ser comunes cuando uno crece. Lo reconozco, es una de mis frustraciones más intensas, no haber sido nunca como él. No haber cogido un látigo, un pistolón de los de antes y un auténtico gorro aventurero y haber recorrido casi todos los rincones del planeta aventura tras aventura. No me cabe duda de que a muchos nos gustaría haber estado alguna vez en la piel del susodicho Indiana Jones.

El otro día estuve en la feria del cómic de Benalmádena, de la que os hablaré otro día, y encontré un magnífico libro de Norma editorial en el que se hace un minucioso repaso a la creación de las cuatro películas de este singular aventurero. Sí, las cuatro. Incluye hasta la última película, con Indiana Jones ya sesentón y que en España se ha llamado “El reino de la Calavera de Cristal”.

El libro consta de 300 páginas y se hace un repaso de cómo surgieron las ideas para las películas, los guiones, la elección de actores, los rodajes, los montajes y las campañas publicitarias en cada caso. Todo ello está aderezado por innumerables fotografías, dibujos y gráficos que hacen de este libro una joya para los amantes de esta espléndida saga cinematográfica. Además, está todo en español del bueno. Francamente recomendable.

Para quien quiera buscarlo, estos son los datos:

Historia de una saga: Indiana Jones
Editorial: Norma
Año: 2008
Autor: J.W. Rinzler
Prólogo: Steven Spielberg
Prefacio: George Lucas
Formato: Rústica con solapas
Tamaño: 29 x 26,5
Páginas: 300, colorISBN: 978-84-9847-588

sábado, 19 de julio de 2008

El museo Sorolla de Madrid


Hace unas semanas mi mujer me convenció para ir a Madrid para "echar" el fin de semana y uno de los puntos que teníamos en nuestra agenda era el Museo Sorolla, ubicado en la antigua casa del magnífico pintor valenciano y que podemos encontrar en el centro de la capital.

Sinceramente creo que pocas veces en la vida he visto más justificada mi pasión por el dibujo y la pintura que cuando estuve paseando por este coqueto pero impresionante museo. Ya conocía ciertas obras de Sorolla (Don Joaquín) y sabía más o menos lo que iba a encontrar, pero debo reconocer que es el único museo de los que he visto en los últimos años que me ha impresionado realmente.

El estilo de pintar de Joaquín Sorolla es muy especial y característico. Predominan los colores. Los blancos son muy blancos y espectaculares. Los tamaños de sus obras son descomunales. Pero sobre todo ello está ver el arte tan extraordinario con que desarrollaba toda su obra. Es curioso la cantidad de obras en las que aparecían todos los miembros de su familia (no quiero ni pensar el tiempo que dedicaron a posar para su esposo y padre). El museo es, además, la casa donde él mismo vivió y trabajó, lo cual le confiere un halo adicional de interés a la visita.

Recomiendo sinceramente que visitéis sin prisas este museo. Dedicad tiempo al jardín. Un magnífico jardín que invita a quedarse un rato oyendo (sí, oyendo en el centro de Madrid) el agua de las fuentes. También os recomiendo que solicitéis en la puerta una "audio-guía", que son gratuitas (solo hay que dejar el DNI) y te ayudan a comprenderlo todo mucho mejor.

A quien le guste el dibujo, la pintura o, incluso, las películas de Tarzán, le recomiendo sinceramente esta visita. Me lo agradeceréis.

Nace el mundo del cómic


Hoy es un día interesante ya que, aparte de amanecer, me ha dado por crear este blog que va a acompañarme durante (espero) muchos buenos ratos de mi vida. Va a ser un complemento de mi página web (http://www.elcomic.es/) y aquí iré contando todas las noticias, anécdotas, comentarios, rumores y cualquier otra idiotez que crea que es interesante compartir con quienes tenéis la valentía de pasaros unos minutos leyendo este blog.

Para ser el primer post, creo que ya es suficiente, solo espero que poco a poco os vayáis interesando por este magnífico mundo de los comics que tan buenos ratos nos hacen pasar a grandes, pequeños y los otros.

En cualquier caso, bienvenidos.