martes, 29 de julio de 2008

La Comic-Con de San Diego y los salones del cómic

.
Yo no soy un marginado, ni siquiera un tipo marginal, ni me mantengo al margen de las cosas. Pero me gusta y me apasiona el mundo del cómic. Me considero un dibujante chiquitín (de estatura también) comparado con los autores monstruosos que te puedes encontrar en cualquier lugar e incluso aspiro a saber dibujar como lo hacen miles de profesionales dedicados a este ARTE. Pero me niego a ser considerado un ser marginal.

Digo esto por que acaba de celebrarse en San Diego (California para más señas) el evento sobre comics más importante del mundo, el “Comic-Con” que reúne en cada una de sus ediciones anuales a decenas de miles de apasionados en torno a cerca de 45.000 metros cuadrados de exposición, eventos de toda índole, certámenes, exposiciones, etc.

Lo que me molesta sobremanera es que estoy leyendo estos días las reseñas que se hacen de esta monumental exposición y parece ser que a los eventos de comics los que nos acercamos somos seres de otro planeta, frikis, niñatos sin ocupación, seres marginales y otras lindezas.

Creo que todo esto viene dado por el hecho de que se está extendiendo cada vez más la manía de asistir a estas ferias con indumentarias estrafalarias, y no me refiero al personal de la exposición o los expositores sino a los visitantes los cuales, sin duda, tiene problemas para asistir diariamente a sus escuelas o lugares de trabajo ataviados con tales pintas. Poco a poco iremos convirtiendo los salones de comics en fiestas de disfraces donde el que vaya, como yo humildemente trato de ir, vestido de forma normal, es posible que no pueda entrar.

Me gustaría reivindicar desde mi humilde tribuna que se trate al cómic como un arte más, que también estamos por aquí gente seria (muchos cuarentones, como yo) a los que no nos gusta disfrazarnos ni dar la nota y, pese a quien le pese, todavía somos mayoría.

Por cierto, no he ido a la feria Comic-Con de San Diego pero por las reseñas y testimonios de algunos que sí lo han hecho, no pasará mucho tiempo antes de ir a visitarla. Podéis visitar la feria virtualmente desde el enlace que tenéis en esta misma página (sección de enlaces relacionados).
.

1 comentario:

Sheila dijo...

El comic esta infravalorado por muchos intelectuales, en parte por culpa del sector más friki de aficionados.

Personalmente, para mi es un arte mas. Aqui en España no se le trata bien, solo hay que ver en Francia (ya no digo Japón, porque Japón is different) el trato que se le da a la indrustria del comic, o el trato que le dan muchas editoriales a las traducciones, o lo dificil que es encontrar en una ciudad (que no sean las grandes capitales) librerías especializadas(soy de lugo, y en mi ciudad solo hay una)

Le preguntas a mucha gente si le gusta el comic, y te dice que eso o es de niños, o es de frikis (en el sentido despectivo de la palabra, porque yo tambien me considero un poco friki pero no voyhaciendo cosplay por la vida).

Pero es una forma de expresión más, incluso me atrevería a decir tan completa como la literatura (a mí me llena más). Yo tengo 21 años, y llevo leyendo comics desde que tengo uso de razón,y nunca dejaré de hacerlo.La gente que dice que solo es para niñatos se equivoca, pues los cuarentones comiqueros son los que más saben de clásicos, y los que más han leido porque llevan más tiempo en el mundo.

Teneis mis respetos. Yo quiero llegar a los cuarenta y poder seguir leyendo comics con la cabeza bien alta.


Saudiños!