sábado, 12 de diciembre de 2009

Los derechos de autor

Mi amigo Santiago es un escritor en la sombra. Publica relatos donde y cuando puede, y además lo hace bien. Tiene un blog en el que escribe “sus cosas” y va ganando un dinerillo con ello que le complementa el sueldo que mensualmente obtiene como profesor de instituto.

Hace unas semanas me contó que un individuo había ganado un concurso de relatos en Argentina con algo que él había escrito y publicado unos meses antes en su blog. Reclamó a la organización del premio y fue como si reclamara al Conde de Lucanor.

Se le ocurrió ponerse en contacto con la Sociedad General de Autores donde le indicaron, amablemente, eso sí, que se tenía que aguantar ya que eso de los relatos cortos no va con ellos.

No es este un buen lugar para transcribir el conjunto de improperios y barbaridades que pudo soltar mi amigo Santiago sobre la SGAE, los derechos de autor y sobre esa nube de artistas de medio pelo cuyo único mérito para salir en los medios es presumir de histrionismo y chabacanería.

Para colmo, ahora resulta que quieren ir contra Internet por que, según ellos, es el principal sitio donde se vulneran sus derechos.

Me pregunto yo si Ramoncín, Serrat, Rosario, Merche y el propio Tedy Bautista, presidente de la SGAE, dejarían que sin previo aviso la Guardia Civil echase un vistazo a sus ordenadores personales para descubrir con asombro las películas y las músicas que se han descargado ellos mismos de Internet.

Más de uno se llevaría las manos a la cabeza.

No hay comentarios: