jueves, 21 de abril de 2011

Los derechos de autor

El otro día me llamó mi prima Leyre para avisarme sobre este documental, "Copiad, malditos", el cual pude ver en Internet un día después. Me ha gustado mucho como explican (clarito, clarito) el mundo de los derechos de autor y la forma en que los creadores-de-lo-que-sea estamos sometidos a la dictadura de las entidades de gestión, especialmente de la SGAE.

Cada día estoy más convencido de que la protección de derechos de autor es un deber de la sociedad, pero que cada vez son más los que se esconden detrás de ese concepto para ocultar su falta de creatividad o de recursos. No hay que parar más de un minuto para pensar cien formas en las que sacarle rendimiento a una obra sin necesidad de protegerla usando esencialmente a Internet como aliado.

Asistimos a una situación "kafkiana" en la que los editores, productores o similares son incapaces de ver en Internet una oportunidad de cambio (imparable, por cierto) y siguen empeñados en poner puertas al campo en vez de utilizar la creatividad esa que tanto pregonan para buscar nuevas formas de explotación en consonancia con el nuevo panorama.

Os recomiendo el documental, un proyecto clarificador y realista.



Me niego a ser parte de esa mascarada, ya me conocéis. Mi forma de pensar al respecto es muy sencilla: Podéis copiar mis dibujos, podéis llevarlos en vuestros portátiles, ipads o lo que sea; tan solo os pediré que digáis que son míos. Ya los cobré una vez a quien me los encargó. No tiene sentido que los cobre cada vez que alguien los comparta.

Al menos, eso es lo que pienso.
.

3 comentarios:

Leopoldo Sanchís dijo...

Los mayores piratas son quienes con la excusa de defender los derechos de autor, se sirven de ellos para enriquecerse. El post es acertado, y el vídeo muy bueno. Leo.

chano mánino dijo...

Yo ando dudando, no tengo las cosas claras al respecto de este tema.
Una cosa que me dá pena es que hay personas que no han creado nada y que además son incapaces de hacerlo y que son las que precisamente más desprecian la creación y autoría de los trabajos.
Creo en el derecho de autor al menos en el reconocimiento, sin entrar en materia económica. Es como una norma de educación básica, si alguien utiliza o disfruta o comparte una creación tuya lo normal es que te lo comente, cosa que siempre te llena de felicidad, por cierto.
(tengo que verme el vídeo...)
Un saludo.

Gena Martín dijo...

Pues yo estoy con Toté. Soy autor desde hace diecisiete años. He estado dado de alta en dos sociedades de gestión de derechos de autor y jamás he visto un duro. Y que conste que mis trabajos se han vendido lo suficiente como para que yo hubiera recibido algún dinero. Ahora sigo publicando pero con licencias abiertas o, puntualmente, en Estados Unidos y es otra historia. Mucho tienen que cambiar las cosas ya que se pierde la credibilidad de los artistas y se nos tacha de usureros cuando lo que pasa es totalmente diferente. Estoy con Toté en que lo importante es cobrar el trabajo realizado y que se reconozca la autoría. Lo demás es especulación.