miércoles, 7 de noviembre de 2012

"Desmadre en el Ayuntamiento" sale a la luz

El 14 de noviembre el niño habrá nacido. El doctor ha previsto un parto programado, sin dolor, al cual se ha prestado generosamente la editorial. El resultado será el esperado, que no será otro que la posibilidad de adquirir el libro en uno de esos rincones mágicos llamados librerías. "DESMADRE EN EL AYUNTAMIENTO" no es un libro convencional. De hecho, creo que es la primera vez que se habla abiertamente del funcionamiento interno de nuestras administraciones públicas y creo que es acertado que se haga en formato viñeta y, desde luego, con mucho sentido del humor. Es la única forma de sobrevivir a la experiencia.

Cuando comencé la aventura de este libro, hace ya una eternidad, las ideas eran muchas pero pocos los argumentos. Curiosamente, solo fue cuando me metí de lleno con los primeros dibujos, cuando aquello comenzó a tener forma. El caso es que a la editorial le sedujo el estilo y el contenido, cosa poco frecuente para como están los tiempos, y aquello significó el nacimiento de una de esas cosas que llamamos "libro".

El día 16 de noviembre, a las 20,00 horas, haremos la primera de las presentaciones del libro. Será en Málaga, en el salón de actos de la Cofradía de los Estudiantes (calle de la Alcazabilla s/n, frente al Teatro Romano). Es un escenario excepcional para un modesto libro que pretende poner un grano de arena para que entendamos que nuestra sociedad puede mejorar si cada uno ponemos un poco de nuestra parte. La famosa empatía.

Sí, la empatía de la que carecemos los ciudadanos al dirigirnos a cualquier organismo oficial para resolver algo y la misma empatía de la que adolecen los funcionarios que atienden a los ciudadanos. La empatía que ignoran los políticos al pensar en lo que necesitan los ciudadanos y la misma empatía que de la que prescinde el ciudadano para entender lo que el político le propone.

Si DESMADRE EN EL AYUNTAMIENTO sirve para mejorar un poco todo eso, seré un poco más feliz.

Tenéis toda la información sobre el libro, las presentaciones, las firmas por parte del autor y todo eso en el blog, cuya dirección es: http://desmadreenelayuntamiento.blogspot.com

Un abrazo.


jueves, 13 de septiembre de 2012

Al Sur de Granada


El Sur suele tener connotaciones pobres y románticas por igual. Pobres cuando hablamos de economía y de sociedades atrasadas. Porque siempre hay alguien al Sur que es más pobre que tú. Pero, como digo, también es una acepción romántica del mapamundi. ¿Quién no ha soñado alguna vez con los Mares del Sur? ¿Y con los magníficos tesoros de los Reinos del Sur?

Desde que era estudiante, ya cogía un autobús de línea, cada vez que podía, con mochila y unas pocas monedas en el bolsillo. Me lanzaba a esa zona del mundo, auténtica, que se llama Alpujarra. Está al Sur de Granada, donde Sierra Nevada se rinde hacia el Mediterráneo. Me gustaba ir siempre al pueblo más alejado, Capileira, por pensar que hasta allí nunca llegarían mis preocupaciones. ¡Ah, si yo hubiera sabido en aquel momento que las preocupaciones de un estudiante no son comparables con las de un padre de familia!

Pero el caso es que allí arriba, a veces con amigos y a veces solo, me limitaba a imitar a los del lugar. Esa gente se dedicaba a vivir cada día con tranquilidad y con sosiego. Los relojes solían estar parados, siempre era la misma hora. ¿Para qué mirarlos si tienes allí arriba al Sol que te dice lo que tienes que hacer en cada momento? El tic-tac solo estropearía el silencio del paisaje.

En todos los pueblos de la Alpujarra siempre había alguien que te alquilaba una habitación y te daba una cena por unas cuantas monedas. Casi siempre fueron menos de las que llevaba en el bolsillo. Y cuando no lo fue, me lo fiaron con una sonrisa.

Hay dos imágenes que, en cualquier caso, me han quedado en la retina. La primera de ellas fue en un barecito junto al ayuntamiento de Capileira. No recuerdo su nombre ni falta hace. Se entraba a través de una puerta chirriante que invitaba a los que allí había a girar la cabeza a cada momento. En medio de la sala se erguía un chubasqui que caldeaba toda la estancia. Un penetrante olor a leña quemada que después tardaría semanas en perderse pero que sabía a calor. Y un chato de vino del lugar por once pesetas (unos ocho céntimos de euro) con tapa de magro que se reponía sola mientras hubiera vino en el vaso.
La otra imagen que guardo es la de unos trovadores que tocaban música de la que ya no se encuentra en las tiendas de discos. Eso fue en el Bar de los Buñuelos, a la entrada del pueblo. Dos personas del lugar con bandurrias en sus manos y que te metían de lleno en una atmósfera mudejar auténtica, sin aderezos turísticos. Esa música posiblemente la hubiera odiado en cualquier otro lugar, y seguro jamás compraría un disco de ella. Pero en aquel lugar, y tocada por aquellos trovadores te hacían permanecer horas sentado disfrutando cada nota como si fuera la última.

Hace apenas unas semanas que estuve allí de nuevo. Iba de paso por la zona y no resistí la tentación de acercarme a ver si estaban los trovadores por allí o el chato de vino se seguía pagando con pesetas. Ni lo uno ni lo otro. Pero la Alpujarra sigue teniendo más de una veintena de pueblos con mucho que enseñar y mucho con lo que enamorar.

Sí. Al Sur de Granada hay un lugar que se llama Alpujarra donde puede que haya pobreza, pero desde luego prevalece el romanticismo.

martes, 21 de agosto de 2012

La satisfacción de escribir/dibujar un libro


La satisfacción que puede embargar a cualquier persona cuando publica un libro tras cerca de un año de trabajo con el guión, los bocetos y las ilustraciones, solo es comparable con el alumbramiento de un hijo. Si, además, encuentras a algún lector que es capaz de apreciar no solo el contenido, sino el esfuerzo para llegar hasta ahí, entonces has triunfado de verdad.

Hace pocos días estaba de vacaciones en Almería, paseaba cerca del puerto cuando, inesperadamente, una voz me dijo:

- Acabo de terminar tu libro. Estoy emocionada. Creo que es lo más bonito que he visto en mi vida.

Obviamente, tras un inicio como ese, no tuve por menos que pararme a hablar un rato con aquella persona. Nos sentamos en una cafetería cercana. Y escuchándola con detenimiento, me di cuenta de que, en efecto, había sabido captar toda la esencia del guión, las ilustraciones, los detalles de los diálogos, la gama de colores. En fin, estaba perplejo, pues parecía saber más sobre mi libro que yo mismo.

Es cierto que cuando abordas un nuevo proyecto la ilusión te embarga hasta tal punto que apenas duermes, pues pasas la noche pensando en todo lo que tienes por delante. La historia todavía puede moldearse a tu gusto, los diálogos pueden fluir a tu antojo y las ilustraciones... ¡Ah las ilustraciones! Son la máxima expresión de la creatividad. Solo tú y tus lápices para dar rienda suelta a todo lo que tienes en la cabeza.

Cuando han pasado meses de trabajo y ya estás inmerso en las labores, siempre tediosas, de corregir página a página todo el contenido, todo ha cambiado. Llegas a aborrecer a tu propio libro más que si fuera de la competencia. Según he escuchado alguna vez, solo cuando odies tu libro, será cuando esté realmente acabado.

Pero, volviendo a Almería. Tras cerca de media hora hablando de mi recién publicado libro con aquella persona, no pude contenerme y se lo dije abiertamente:

- Mamá, está bien todo lo que dices, pero creo que se nota que soy tu hijo.

Bueno -pensé-, el caso es que se lo había leído.

lunes, 9 de julio de 2012

ANIMACÓMIC, una apuesta necesaria


Uno de los grandes méritos de los pioneros es el valor, el cual se presupone pero que no siempre está presente. En este caso hay que decir que los organizadores de Animacomic han hecho gala de grandes dosis de arrojo al poner en marcha en Málaga un nuevo certamen sobre comics en plena crisis y con la incertidumbre de la respuesta del público.

Allí hemos estado con un stand lleno de ilusión y la verdad es que estoy contento de haberlo hecho. Aparte de los resultados que cada uno pueda obtener a nivel particular, hay que tener presente que esto de empujar al mundo del cómic hacia arriba es tarea de todos. Los que se quejan de que el cómic está poco promocionado o que no se le apoya lo suficiente son los que deberían estar aquí en primera fila animando este tipo de eventos desde el principio. Hay que entender que editoriales y librerías especializadas están sufriendo un varapalo importante y cualquier inversión, por pequeña que sea, la miran con lupa. Pero no es menos cierto que lo más cómodo es sentarse y esperar a que otros sean los pioneros y subirse al carro cuando el tren ya esté en marcha.

Tampoco ayuda el hecho de que en Málaga se celebren otras actividades y certámenes parecidos. Por citar algunos, ahí tenemos el Cómic Festival, Imaginamálaga y el salón del cómic de Pizarra-Benalmádena. Si queremos ser fuertes y conseguir un Salón de referencia, hay que ponerse todos en fila para empujar en una misma dirección y con fuerza.

Organizar una feria de lo que sea no es fácil. Recinto, expositores, actividades, conferencias, certámenes, conciertos, servicios al público, seguridad, presupuesto siempre insuficiente, patrocinadores a cuentagotas...

Es por ello por lo que hay que agradecer doblemente a los organizadores el esfuerzo y felicitarles por el éxito de la convocatoria. Hay cosas que mejorar, por supuesto, como en toda primera edición, pero el caso es empezar. Y no todo el mundo está dispuesto a hacerlo.

sábado, 23 de junio de 2012

Los ignorantes


No es habitual que yo haga reseñas ni críticas sobre comics ya que, para empezar, nadie me paga por ello. Además, para poder criticar alguna cosa, la que sea, es fundamental disponer del suficiente conocimiento y experiencia en el tema del que se trate como para no meter la pata ni pecar de soberbio. Por tanto, dado que soy y seré por convicción un principiante de todas las facetas de la vida hasta el mismo día en que me muera, prefiero seguir disfrutando de ese extraño placer que supone aprender todos los días algo nuevo sobre lo que sea.

Dicho esto, no me he podido resistir a la tentación de escribir unas líneas sobre el último libro que ha caído en mis manos. Apenas si tenía alguna referencia sobre él, pero me llamaba poderosamente la atención ya que su contenido, en formato de novela gráfica, versa sobre dos de mis pasiones: el cómic y el vino. Estoy hablando de “Los Ignorantes”, una obra del francés Etienne Davodeau publicado en España por Editorial La Cúpula hace tan solo unas semanas.

Es difícil que un libro emocione, y éste lo ha conseguido conmigo.

El planteamiento es muy sencillo: un autor de comics y un viticultor, amigos, deciden emprender un año de convivencia laboral de tal forma que uno sumergirá al otro en el conocimiento del vino en todas sus facetas mientras que a cambio obtendrá una enseñanza completa del mundo de la novela gráfica por parte del otro.

A partir de ahí solo cabe decir que el autor y dibujante va desgranando cada una de las facetas de ese intercambio de pasiones de una forma sencilla, directa y efectista. El dibujo, de trazo simple, y el suave colorido de acuarelas (en escala de grises) aportan una atmósfera romántica a la historia reflejando a la perfección el paisaje de los viñedos y las situaciones en las que se desenvuelve la historia.

La documentación es extraordinaria ya que no solo te aporta datos y opiniones de ambos profesionales sobre sus respectivos mundos, el del cómic y el del vino, sino que necesariamente te invita a bucear en otras obras y , por supuesto, en Internet, para saber algo más de cada una de las cosas que van contando.

Lo recomiendo fervientemente incluso a aquellos que no han tenido jamás un cómic en sus manos o a quienes jamás han probado una copa. Es una obra magnífica en la que lo que se viene a transmitir en última instancia es el valor de hacer las cosas con pasión. Hagas lo que hagas en la vida, debes ponerle todo el amor que te sea posible ya que solo así obtendrás lo mejor y solo así conseguirás una verdadera satisfacción.

Lo primero que hice tras terminar la última línea del libro fue servirme una copa de vino.

miércoles, 2 de mayo de 2012

¿Es que no nos enteramos?


¿Qué es lo que falla? ¿España o el sistema? No digo que sea uno u otro, pero el caso es que a veces parece que aquí no pasa nada. Vemos cada día como las administraciones siguen gastando lo que no tienen y endeudando a pequeños empresarios y pymes que ya no les queda apenas energía ni para pedir que alguien les ayude.

Hemos de ser conscientes de que las vacas gordas ya nos las hemos comido y ahora no quedan más que las flacas y, lo que es peor, sin pasto donde puedan comer.


No me imagino llegando un día a mi casa con un magnífico coche de alta gama y diciéndole a mi mujer que es el automóvil de mis sueños y que ¡por fin lo había conseguido! Estoy convencido que lo primero que ella me preguntaría sería cómo íbamos a mantenerlo.

Y además, seguro que ese día dormiría en el asiento del maldito coche.

domingo, 29 de abril de 2012

30 Salón del Cómic de Barcelona

Otro año más llegamos a la puerta de entrada del Salón del Cómic de Barcelona, la cita más importante en nuestro país del sector. No voy a contar nada que no podáis leer en la web de la organización (www.ficomic.com) y quiero tan solo animaros a pasar por allí. Todos los grandes de este país estarán allí (Norma, Astiberry, B, Dibbuks, PlanetadeAgostini, EDT...) además de muchos de los artistas del lápiz.


Además, siempre quedará un rato para pasear por la magnífica ciudad de Barcelona, lo cual se agradece de cuando en cuando.

Sí, allí estaremos.


sábado, 28 de abril de 2012

"Arrugas" sale en DVD

Tras su exitoso paso por el Festival de Cine de Málaga donde, por cierto, tienen cada vez más presencia las películas españolas de animación con una gran aceptación por parte del público, por fin llega el DVD de la película "Arrugas". Saldrá a la venta el día 2 de mayo, en los prolegómenos del Salón del Cómic de Barcelona.


martes, 17 de abril de 2012

Sobre Argentina, la Kirchner, Repsol, YPF y mi coche


¡Hay que ver la que se ha armado! Por si fuera poco la situación en la que estamos en este país (que todavía parece serlo) donde la economía va de cráneo, las autonomías tirando cada uno a lo suyo, la prima de riesgo que le ha gustado eso de ir para arriba y la bolsa se empeña en tirar para abajo, ahora se nos viene encima la crisis energética.

Resulta que llevamos muchos meses en que semana tras semana el precio de la gasolina está marcando precios máximos históricos, especialmente en Semana Santa. A continuación, cuando ya agachamos la cabeza de impotencia nos llegó Irán, que dejó de vender petróleo a España como represalia a las presiones de la UE. Y ahora resulta que la presidenta de Argentina, la señora Kirchner, ha tenido un antojo y se le ha ocurrido nacionalizar a YPF dejando a Repsol con el culete bastante escocido.

A quien le quede el consuelo de que podemos recurrir al I+D solo hay que recordarle que esta España nuestra es el país que menos invierte en investigación y desarrollo de todos los países de la UE.

Eso sí, somos los que tenemos las mejores ideas.


lunes, 9 de abril de 2012

Estoy harto, quiero ser considerado como persona

Estoy hasta más allá de las meninges de no poder sentarme ante el televisor, ni encender la radio, ni leer un periódico sin tener que aguantar toda la retahíla de idioteces, por ser suave, con las que diariamente nos obsequian todos los políticos de cualquiera de los partidos que pululan por España.

Estoy harto, muy harto, de que a los ciudadanos de a pie nos tomen por lelos o analfabetos a los que se puede decir cualquier cosa en la seguridad de que se lo van a creer de un tirón sin pensar. La verdad es que me indigna comprobar diariamente que esa gente que hace política parecen pensar con los pies o con el culo.

Los que están en el poder porque no son capaces de decir de una vez por todas todo lo que quieren hacer con las estructuras de este país. ¡Por Dios!, que si España os ha dado mayoría absoluta es para que le echéis un par de bemoles y tiréis p´alante, que si dentro de cuatro años creemos que lo habéis hecho mal, os mandaremos a donde ya fueron otros anteriormente. O más lejos.

Los de la oposición y que han gobernado durante ocho años deberían sonrojarse un poco y estar bien calladitos después de poner al país al borde del precipicio dando dinero a espuertas a las tonterías más grandes que se le puede ocurrir a un descerebrado. ¿Acaso de la noche a la mañana tienen soluciones mágicas que no han sabido encontrar  durante su largo mandato?

Los que están más a la izquierda que los de la oposición deberían dejarse, por su parte, de demagogias y de brindis al Sol, que hay que tener los pies en el suelo de vez en cuando y caer en la cuenta de que las personas a veces pensamos. Y de paso, que no exhiban lujos que por la boca mitinera deniegan a otros.

Y los llamados nacionalistas. ¡Ah, los nacionalistas! Se les debería dar todo lo que piden, y mucho más. Que vivan solos y se gestionen solos, que verás lo que tardarán en pedir un tratado bilateral con España para poder sobrevivir.

De los sindicatos, ni hablo, que esta noche quiero dormir tranquilo.

Perdonadme por esta explosión de sinceridad, pero es que ya está bien que la única opción para ser feliz es incomunicarse. Que cada vez que leo, oigo o veo a estas gentes a los que votamos me doy cuenta de la importancia que puede llegar a tener el voto en blanco, a la vez que inutilidad.

viernes, 6 de abril de 2012

martes, 3 de abril de 2012

Pasaporte a la cima

Es una realidad que hoy en día es más fácil llegar arriba en cualquier institución, empresa o colectivo cuando uno tiene la fortuna de encontrarse en el momento justo y en el sitio oportuno. Pero sin duda hay un aspecto que muchas veces supera ampliamente y por goleada tales circunstancias, y no es otra que disponer de un trozo de papel en el que pone "afiliado". No es una virtud ni de la izquierda ni de la derecha, es simplemente una cuestión de corporativismo ideológico que hace mucho más daño de lo que se piensan los propios "valedores" ya que es posible que ganen en personas de plena confianza, pero de lo que no cabe duda es que en la mayoría de las ocasiones bajan, y mucho, el nivel del colectivo. Un abrazo para todos los "validos".



sábado, 10 de marzo de 2012

Jean Giraud se fue, pero Moebius se queda

Poco puedo decir que ya no se haya repetido por toda la red. Siempre he tenido a Giraud como uno de los mejores artistas de la segunda mitad del siglo pasado y, desde luego, una de las principales influencias que admito sobre mi trabajo. Lo primero que cayó en mis manos con su autoría fue el Teniente Blueberry si bien con el tiempo creo haber comprado casi toda su obra. Os dejo aquí un vídeo con Giraud dibujando a Blueberry.

domingo, 26 de febrero de 2012

"Arrugas", Paco Roca, el Alzheimer y los premios Goya

Son pocas las veces que he aguantado para ver a quien le daban los premios Goya ya que las ceremonias de este tipo suelen ser bastante pesadas y prefiero invertir mi tiempo en cosas más productivas. Sin embargo, este año he hecho un esfuerzo especial ya que estaba verdaderamente ilusionado con el hecho de que "Arrugas", el cómic de Paco Roca en su versión cinematográfica, pudiese obtener alguno de los dos premios a los que aspiraba.


Y mereció la pena porque así fue. Se llevó el Goya al mejor guión adaptado y también al mejor largometraje de animación.

Alguna vez he escrito en este mismo blog sobre la inspiración que los comics han sido a lo largo de la historia para el mundo del cine tan falto de ideas originales en los últimos tiempos. Ahí están los ejemplos de Batman, Superman, Los 4 fantásticos, Ironman, el teniente Blueberry (que pena de adaptación al cine, por cierto), Asterix, Tintín y, en nuestro caso patrio, Mortadelo y Filemón.

Sin embargo, me alegro doblemente por Arrugas ya que, por un lado, encierra una historia conmovedora que nos toca muy de cerca a la sociedad del siglo XXI y por otro, por el hecho de que se trata de una obra seria que ha sido llevada al cine de forma seria.

Pocos, ni siquiera el propio Paco Roca, podían pensar hasta donde podría llegar este cómic cuando hace algunos años él mismo se paseaba con algunos apuntes sobre Arrugas dentro de una carpeta por el Festival de Angouleme hasta que con una insistencia propia de un simpático caradura consiguió llamar la atención de un editor francés.

Sí, me alegro porque ahora todo el mundo sabe que detrás de esa buena película hay un magnífico cómic e incluso que todavía más allá hay una historia con la que muchos se encuentran y a la que algunos tratan de ignorar: el alzheimer.

Los dos premios Goya recibidos por esta película son importantes, pero lo son más cada uno de los comentarios de reconocimiento que hacen las personas que recién salen del cine tras reflexionar un rato sobre la vida a partir de un simple cómic.

domingo, 12 de febrero de 2012

La paradoja del dibujante

Hace un par de tardes me encontraba dibujando unas cuantas viñetas que tengo comprometidas con una revista cuando se acercó mi hijo, de apenas once años, y me preguntó si podía sentarse conmigo a dibujar. Por supuesto, mi respuesta fue inmediata y afirmativa por lo que al poco rato ya estaba allí sentado con todos sus bártulos dispuesto a "imitar" a su padre. La verdad es que apunta buenas maneras. A su edad yo no pintaba tan bien como él lo hace.

Pasado un rato mi hijo levantó la cabeza y me preguntó: Papá, ¿y tú cuando trabajas?

La pregunta me pilló por sorpresa pero la respuesta fue inmediata: Hijo, ahora mismo estoy trabajando.

¿Trabajando? -me respondió- si llevas toda la tarde dibujando.

¿Y cómo le explicas a tu hijo que dibujar también puede ser trabajar? E incluso que se puede (se debe) cobrar por ello. Lo más doloroso del asunto es que no solo los niños, sino la mayoría de los adultos, no conciben que una persona pueda ser un profesional del dibujo y "además" cobrar por hacer algo con lo que disfrutan soberanamente. Esto también se percibe cuando llegas a un cliente y le das un presupuesto. Te mira a la cara con los ojos entornados dándote a entender que le estás vacilando. Solo le falta preguntarte... "¿y me vas a cobrar esta cantidad por unas cuantas rayas de colores?".

La verdad es que la de dibujante es una dedicación difícil de entender desde el punto de vista profesional. Eso también pasa con los payasos, los humoristas, con muchos deportistas, con los cantantes... Somos considerados como personas que hacemos algo que nos encanta y, por tanto, no deberíamos cobrar por ello.

A veces me cuesta mucho más trabajo explicar todo esto a un adulto que a mi hijo el pequeño ya que los prejuicios se incrementan en relación directa a la edad de las personas, pero es importante que entre todos concienciemos a la sociedad de que cualquier profesión, incluso la de dibujante, requiere de una preparación, de unos estudios y de una dedicación que merecen ser compensadas.

La otra tarde también le expliqué todo esto a mi hijo, pero todavía no estoy seguro de que lo haya entendido.

lunes, 9 de enero de 2012

El abuelo piensa en las deudas


¡Como ha cambiado la vida! En mi época las deudas no te quitaban la vida. La mayoría de las veces las pagábamos con trueque: un kilo de tomates, una lechuga y una docena de huevos. Si la deuda era grande... hasta la gallina. Pero no moriamos de estres por no saber como salir del atolladero.

Ahora todo es diferente. Ya no te prestan los amigos sino los bancos. ¿Será porque pedimos más que antes?.

El caso es que los bancos ya no quieren siquiera la gallina, a ellos solo les vale el dinerito ganso. Y menuda se lía si no lo devuelves en tiempo y forma.

Para nuestra desgracia, los bancos ahora están a la cabeza de todo. Mueven el dinero, hacen el dinero, acaparan el dinero y gestionan el dinero. Es curioso como en este país (como en muchos otros) los políticos hacen de conserjes de los banqueros, que son los que deciden a fin de cuentas el partido que tiene que gobernar. Tan solo tienen que prestar más o menos pero, sobre todo, hacer que les deban más que menos.

Ya se sabe... la banca siempre gana.