lunes, 9 de enero de 2012

El abuelo piensa en las deudas


¡Como ha cambiado la vida! En mi época las deudas no te quitaban la vida. La mayoría de las veces las pagábamos con trueque: un kilo de tomates, una lechuga y una docena de huevos. Si la deuda era grande... hasta la gallina. Pero no moriamos de estres por no saber como salir del atolladero.

Ahora todo es diferente. Ya no te prestan los amigos sino los bancos. ¿Será porque pedimos más que antes?.

El caso es que los bancos ya no quieren siquiera la gallina, a ellos solo les vale el dinerito ganso. Y menuda se lía si no lo devuelves en tiempo y forma.

Para nuestra desgracia, los bancos ahora están a la cabeza de todo. Mueven el dinero, hacen el dinero, acaparan el dinero y gestionan el dinero. Es curioso como en este país (como en muchos otros) los políticos hacen de conserjes de los banqueros, que son los que deciden a fin de cuentas el partido que tiene que gobernar. Tan solo tienen que prestar más o menos pero, sobre todo, hacer que les deban más que menos.

Ya se sabe... la banca siempre gana.