miércoles, 2 de mayo de 2012

¿Es que no nos enteramos?


¿Qué es lo que falla? ¿España o el sistema? No digo que sea uno u otro, pero el caso es que a veces parece que aquí no pasa nada. Vemos cada día como las administraciones siguen gastando lo que no tienen y endeudando a pequeños empresarios y pymes que ya no les queda apenas energía ni para pedir que alguien les ayude.

Hemos de ser conscientes de que las vacas gordas ya nos las hemos comido y ahora no quedan más que las flacas y, lo que es peor, sin pasto donde puedan comer.


No me imagino llegando un día a mi casa con un magnífico coche de alta gama y diciéndole a mi mujer que es el automóvil de mis sueños y que ¡por fin lo había conseguido! Estoy convencido que lo primero que ella me preguntaría sería cómo íbamos a mantenerlo.

Y además, seguro que ese día dormiría en el asiento del maldito coche.